¿Cuáles son algunos hechos psicológicos que la gente no conoce?

Bajamos el volumen o lo apagamos cuando estamos conduciendo por locaciones que no son familiares.

Imaginen que están conduciendo hacia una reunión importante en un lugar que no les es familiar. Es probable que pararán hablando con los otros pasajeros, bajarán el volumen del radio, o lo apagarán completamente y se enfocarán en la carretera para que así no se pierdan.

Un profesor en el Departamento de Ciencias Psicológicas y Cerebrales en la Universidad Johns Hopkins, el Dr. Steven Yantis, comprobó que en momentos cuando enfocamos nuestra atención en escuchar, somos menos conscientes de la información visual que obtiene nuestro cerebro. Esa es la razón por la que a menudo necesitamos apagar el ruido del fondo para que así no nos perdamos el giro que necesitamos hacer.

Gesticulamos mientras hablamos.

Si nuestras manos no son partícipes en alguna actividad durante una conversación, entonces usualmente comenzamos a gesticular activamente con ellas. Y eso es bastante normal.

El Profesor Andrew Bass, de la Universidad Cornell, descubrió durante su investigación que nuestro instinto para gesticular durante las conversaciones es parte de nuestra evolución. Los científicos rastrearon cómo funcionan las redes neuronales en el cerebro que nos ayudan a gesticular y hablar desarrolladamente y encontraron que los signos sociales que los pájaron y los mamíferos (incluyendo a los humanos) usan vienen del cerebro posterior de pescado. Ese es el por qué el discurso y los gestos de acoplamiento tienen orígenes evolutivos.

Preferimos estacionar nuestro carro cerca de otro carro en un área casi vacía de estacionamiento.

Este comportamiento está explicado por el hecho de que los humanos son seres sociales. A menudo seguimos a la multitud y ese es el por qué en una situación normal, automáticamente estacionamos nuestro carro cerca del único carro en el estacionamiento.

Rob Henderson, un asistente investigativo en la Universidad de Yale, analizó la investigación en este tema y resumió varias razones por las cuales la gente sigue a la multitud.

Una de ellas es porque el número de productos y servicios alrededor de nosotros se dispara. No tenemos suficiente tiempo para probarlas toda. Eso es por qué usamos cosas que ya han sido probadas por la mayoría. Esa es también la razón por la cual en los comerciales muy a menudo escuchamos la declaración de que este producto está recomendado por 9 de 10 expertos. Así es como ellos intentan impulsarnos a seguir a la multitud.

Los hombres no usan 2 urinales consecutivos.

Los inodoros públicos no son un lugar muy placentero incluso si están perfectamente limpios. La cosa es que el espacio personal y la confidencialidad son importantes para todos nosotros. Sin embargo, también hay excepciones a esta regla — como gente sinvergüenza y sin tacto.

De todos modos, la mayoría no querría usar un inodoro bajo el vistazo errante de los ojos de alguien. Esa es la razón por la cual los hombres prefieren usar urinales localizados a alguna distancia uno de otros.

No tomamos el último pedazo de pizza o la última dona.

Este hecho es en realidad extraño porque contradice muchas investigaciones estudiando la deficiencia. Dicen que mientras más escaso sea un producto, lo más queremos tenerlo. Es por eso que en comerciales de ventas a menudo escuchamos que la cantidad de este producto es limitada.

Sin embargo, los científicos Daniel A. Effron y Dale T. Miller de la Universidad de Standford han especificado durante su investigación que la gente en una gran compañía no toman el último pedazo de pizza, la última dona, o el último chicle en un paquete porque no sienten que tengan este derecho. Los especialistas han llamado a este fenómeno la difusión de derecho.

Los hombres prefieren no preguntar direcciones.

De acuerdo a una encuesta de TrekAce, solo el 6% de los hombres dijeron que preguntarían la dirección a un extraño si estuviesen perdidos. En el mismo estudio, fue descubierto que los hombres promedio viajan alrededor de 900 millas extras dentro de 50 años de su vida porque rehúsan preguntar las direcciones.

Abrimos la puerta para otras personas.

Desde nuestra infancia, somos enseñados a sostener las puertas para las otras personas porque es correcto y cortés. Sin embargo, ¿hay algo más aparte de nuestro deseo de ser corteses que nos impulse a hacerlo?

Los científicos piensan que sí. En un artículo, escrito por Joseph Santamaria y David Rosenbaum se dice que sostenemos las puertas para que otros minimicen los esfuerzos colectivos gastados, significando que una persona por quien has sostenido la puerta no tuvo que gastar su energía. Mientras que la próxima vez, cuando alguien sostenga una puerta para ti esto prevendrá que gastes esfuerzo extra también.

De hecho, personifica la "regla dorada de moralidad" — traten a las personas del modo que quieres que te traten.

Tampoco compramos las cosas más caras o las más baratas.

Básicamente, tratamos de gasta nuestro dinero racionalmente. Y ese es el por qué usualmente elegimos productos con un precio y calidad que combinen bien. Esa es la razón por la cual mayormente preferimos comprar ni los bienes más caros ni los más baratos. En el primer caso, es la opinión de un cliente, el precio puede ser sobrestimado, mientras que en el segundo caso es la calidad de un producto que puede estar comprometida.

Aunque encontremos este comportamiento razonable, no vale de nada que los publicistas estén conscientes de eso. A veces para vender productos similares, ellos intencionalmente ponen el producto más caro y el más barato uno al lado del otro. La mayoría del tiempo los compradores no tienen ninguna duda y terminan comprando el producto más barato.

Ponemos nuestros pies hacia una persona en la que estamos interesados.

No es solo la posición del cuerpo en sí lo que importa en las conversaciones, pero también la posición de los pies. Si los pies de tu cita no están mirando hacia ti, pero su torso lo está, significa que esa persona no está interesada en la conversación.

Joe Navarro M.A., en su libro "Lo que todo CUERPO está diciendo,' explica que todo proviene de nuestra naturaleza — nuestro cuerpo se asegura que nuestros pies puedan reaccionar de la manera correcta si siente alguna amenaza. Es un instinto de sobrevivencia. Mantenemos nuestras piernas cruzadas cuando nos sentimos incómodos, por ejemplo, cuando estamos solos en un elevador, pero instantáneamente las descruzamos si un grupo de extraños entran para poder ser capaces de escapar rápidamente. Por lo tanto, cuando una persona se siente aburrida o desinteresada, sus pies también estarán orientados hacia la salida o hacia otra persona.


Esta información fue tomada del sitio web Quora. Haz clic aquí para visitar el original.

Los hombres no usan 2 urinales consecutivos.

#Sociedad #Personalidad #Divertido #Psicología #Quora

¿Tienes algo que decir?
1 Comment
Carmen Embid
Muy interesante. Gracias.
0
Jul 23, 2021 10:56AM

Datos interesantes

¿Por qué nos da sueño en el dia? 16/6/2021

Los estudios en "free-running" consistentes en aislar a individuos de estímulos externos para conocer el carácter periódico de los ritmos biológicos han demostrado ya hace décadas que de forma natural:

Leer más

#Personalidad #Salud #Quora

¿Cuál es el animal más grande? 9/6/2021

La ciencia ha determinado hasta ahora que la ballena azul alcanzó la máxima forma de vida posible en este planeta. Ya es un milagro, es un ser vivo, su corazón es simplemente un logro increíble por naturaleza.

Leer más

#Animales #Quora