Un roux es una mezcla entre harina y una grasa que se utiliza como base para espesar algunas preparaciones y como base de muchas sopas o salsas, como la bechamel, la velouté o la salsa española. La grasa que se añade al roux suele ser mantequilla, aunque también se puede realizar con aceite de oliva o manteca. Es más común utilizar harina de trigo, pero puede realizarse con harina de maíz igualmente

Ambos ingredientes se mezclan en la misma proporción. El roux se cocina a fuego lento y suave. Es necesario removerlo constantemente con una cuchara de madera para evitar la formación de grumos y conseguir un cocinado más uniforme. También se pueden utilizar unas varillas de cocina.

Existen diferentes tipos de roux, los cuales dependen del tiempo de cocinado de sus ingredientes. Cada uno tiene una aplicación en cocina y presentan tonalidades yu sabores ligeramente distintos. Ellos son: roux claro o blanco, roux rubio, y roux oscuro.

Se cocina el tiempo determinado de acuerdo al tipo de roux y lograr que el almidón contenido en la harina se transforme en dextrina, un componente que tiene la cualidad de ligar los líquidos.

Técnicamente no hay disolución de la harina en la manteca en la preparación del roux, sólo se mezclan los dos componentes para que la harina no absorba en forma brusca la temperatura de los fluidos a ligar.

Más información: www.codigococina.com