Stephen Hawking ​fue un físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científico británico. Sus trabajos más importantes consistieron en aportar, junto con Roger Penrose, teoremas respecto a las singularidades espaciotemporales en el marco de la relatividad general y la predicción teórica de que los agujeros negros emitirían radiación,​ lo que se conoce hoy en día como radiación de Hawking (o a veces radiación Bekenstein-Hawking).

Hawking murió en su casa de Cambridge, Inglaterra, en las primeras horas de hoy miércoles 14 de marzo de 2018 a los 76 años. Nacido en 1942, el astrofísico británico había sido diagnosticado con Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) a los 21 años.

La ELA se origina cuando las células del sistema nervioso llamadas motoneuronas disminuyen gradualmente su funcionamiento y mueren, con lo que se provoca una parálisis muscular progresiva de pronóstico mortal. Las funciones cerebrales no relacionadas con la actividad motora se mantienen inalteradas.

En ese entonces, los médicos fueron contundentes: le pronosticaron dos años más de vida. Sin embargo, fue una de las pocas personas en la historia que logró sobrevivir la terrible enfermedad tantos años. Él decía tener un secreto para semejante récord: su intenso trabajo intelectual y su sentido del humor.

Constantemente, Hawking hacía referencia a su enfermedad. Y la tomaba con naturalidad. "No puedes permitirte estar discapacitado en espíritu a la vez que físicamente", dijo en una ocasión.

Más información: www.infobae.com